13 noviembre 2012

Los desahucios y el abuso bancario en las hipotecas

De entre los diferentes artículos de estos días sobre el problema de los desahucios en este momento de la crisis, cuando aún no sabemos cuál terminará siendo la nueva norma hipotecaria, me interesa resaltar esta columna publicada por El País del fiscal Carlos Castresana:

Los bancos españoles están ejerciendo su derecho contra las familias deudoras de manera abusiva y antisocial, manifiestamente contraria a las reglas de la buena fe. Acuden a los juzgados y solicitan que se ejecuten los préstamos hipotecarios, haciendo completa abstracción del hecho de que los deudores no pueden cumplir porque el contrato ha quedado distorsionado por un cambio radical de las condiciones de los mercados que los propios bancos propiciaron, en buena medida, aprovechándose durante años de una inflación inmobiliaria desmedida para obtener una revalorización artificial de sus activos. Son los bancos quienes sobreestimaron la solvencia de los deudores, quienes tasaron temerariamente al alza las viviendas, quienes determinaron las cuotas y los intereses, los vencimientos y todo lo demás. Ellos calcularon que los deudores podrían pagar, y se equivocaron.

En estas condiciones, los contratos se han tornado profundamente desequilibrados e injustos y no pueden cumplirse tal como fueron pactados. Los jueces no pueden hacer recaer sobre los deudores todas las consecuencias de la crisis y la especulación de las que no son culpables. Nuestro ordenamiento jurídico, simplemente, no ampara que, proviniendo todos los errores que han distorsionado el contrato de una de las partes, las consecuencias las deba pagar la otra parte. La Ley Orgánica del Poder Judicial ordena taxativamente qué debe hacerse con las acciones ejercidas de mala fe: los jueces deben rechazarlas fundadamente.

"Contratos que no pueden cumplirse", Carlos Castresana Fernández (El País, 13-11-2012)

3 comentarios:

  1. Con tanto especulador es normal que llegaramos a esto...

    ResponderEliminar
  2. Pasaran decadas hasta que veamos los precios de antes...

    ResponderEliminar