27 abril 2012

Santander crea la mayor inmobiliaria de España


El Banco Santander quiere confirmar su estrategia de gestión de activos inmobiliarios, para la cual dice no necesitar la intervención de ningún "banco malo", con la fusión de su inmobiliaria con la de Banesto. La acumulación de activos tóxicos en esta filial de la entidad financiera, sin embargo, no deja de ser algo parecido a un "banco malo" en el que empaquetar los inmuebles adjudicados por créditos fallidos y darle salida lo más rápido posible.

Banco Santander ha dado un nuevo paso para agilizar la gestión de los 8.600 millones que tiene en activos adjudicados por la crisis del ladrillo. La entidad ha decidido fusionar Altamira, su inmobiliaria, con Mesena, la de Banesto, lo que dará lugar a la mayor empresa del sector. La integración de ambas, que el pasado año perdieron 927 millones de euros, se salda con un volumen de pisos valorados entre 3.600 millones de euros. (...)

La integración de Altamira Santander Real Estate y de Mesena Servicios de Gestión Inmobiliaria va a dar lugar a la mayor inmobiliaria de España con muchísima diferencia sobre el resto. Sus 3.500 millones en viviendas en construcción o terminada multiplican por casi veinte los 180 millones de euros que Reyal Urbis tiene ahora mismo en nuevas promociones por vender. Una diferencia que refleja bien a las claras el enorme problema que tiene Santander en su balance. El mayor banco de España tiene una exposición al ladrillo de 32.000 millones de euros, de los que 8.600 millones son ya activos adjudicados. Esta cifra triplica la que tenía a principios de 2009, cuando constituiyó Altamira.
El Confidencial: "Santander fusiona Altamira con la inmobiliaria de Banesto para crear la mayor de España".

Hay un dato a destacar: los casi 1.000 millones de pérdidas anuales en la gestión de sus activos inmobiliarios. Hagan cálculos, para entender la dura digestión del ladrillazo, con los 8.600 millones de activos adjudicados actuales, por un lado, y los 6.700 millones en préstamos a clientes considerados dudosos y otros 3.900 millones "calificados como subestándar, es decir, aquellos que el banco teme que se van a dejar de pagar" que tiene el Santander.

19 abril 2012

El ladrillo está muerto como motor económico

"No hay marcha atrás. El ladrillo español nunca volverá a los números de antaño". Esto nos lo recuerda el anuario presentado por la consultora R.R de Acuña & Asociados, que avisa de que el ladrillo no volverá a ser el motor de la economía, según la noticia recogida por Invertia: «Quienes rezan para el mercado inmobiliario se recupere y “tire” de nuevo de la economía nacional deberían cambiar sus plegarias. R.R de Acuña & Asociados tiene poca fe en el futuro del sector, de acuerdo con su anuario estadístico 2011-2012 presentado hoy. “El tema inmobiliario está acabado. No se va a volver a reactivar porque se trata de una cuestión poblacional”».

La consultora cree fundamental el efecto que la variación demográfica provoca sobre la demanda de pisos en España. Así, durante la década de 2001-2010 se crearon en el país cerca de 4 millones de hogares, lo que representaba una media de 400.000 hogares al año. Según las estimaciones, se generarán 2 millones de hogares en los próximos diez años lo que permitiría cubrir el actual stock de viviendas cifrado en 2 millones de pisos.
Sin embargo, lo preocupante venderá en los años posteriores cuando los hogares creados no permitan dar salida al suelo acumulado durante los años del boom. Es decir, que los 500.000 hogares (solo 50.000 pisos al año) que surgirán en el periodo 2021-2030 no podrán hacer frente al stock de suelo existente que se estima como mínimo en 4 millones de viviendas. “A partir de 2030 la demanda de viviendas será nula porque las estimaciones de población determinan crecimientos netos de hogares negativos”, expresa.
"Aviso a políticos: el ladrillo no volverá a ser el motor de la economía", Invertia (17-04-2012)
En la web de la consultora pueden consultarse los datos aportados en la presentación del anuario en PDF.

09 abril 2012

La vivienda cae un 28,7% desde que pinchó la burbuja

Hace poco salieron los datos del Instituto Nacional de Estadística sobre la evolución del precio de la vivienda:
El Índice de Precios de la Vivienda refleja cómo 2011 ha marcado un punto de inflexión en el ajuste de precios y cómo la caída fue ganando intensidad a medida que avanzaba el ejercicio. Los precios de la vivienda libre cayeron un 11,2% en el cuarto trimestre, su mayor caída desde el primer trimestre de 2007. Además, se ha ampliado en casi cuatro puntos respecto a la experimentada en el tercer trimestre de 2011, cuando los precios bajaron un 7,4%. Desde los máximos, la caída se sitúa en el 21,7%.

Los descensos fueron generalizados tanto para la vivienda nueva -primera transmisión- como para de segunda mano -segunda y posteriores transmisiones por lo que estaría incluyendo las adjudicaciones de particulares y promotores a bancos y cajas-. Sin embargo, se observa un mayor revés para las segundas, con caídas de precios cercanas al 14%, que para las primeras, con un descenso del 8,5%. Desde que pinchó la burbuja el castigo también ha sido mayor para la vivienda de segunda mano (-28,7%) que para la nueva (-16,1%).

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista.com, "los datos del INE vuelven a confirmar la dureza con que se está produciendo la vuelta a la normalidad en el sector inmobiliario. Tras casi una década de burbuja que casi todos negaron, asistimos al desplome de los precios que seguirán cayendo inexorablemente durante 2012".

Noticia en El Confidencial: "La caída de la vivienda pisa el acelerador en 2011 (-11,2%) y firma su mayor descenso desde 2007".